jueves, 5 de marzo de 2009

Human after all

Photobucket


Formar parte de la interminable cadena de sensaciones universales me condena a considerarme infame.


Me convierte en un ser vulnerable al toque gentil de tus dedos, a esa sensación en el estomago que te indica que todo es valido en esta, tan humana condición.


Enamorarme fue fácil. Pero ya yo no quiero estar enamorada.

El amor nos defrauda, nos deja caer en un espectro destellante de anhelos y momentos insuperables.


No puedo dejar de sentirme agobiada de sentimientos paralelos y sensaciones ambiguas.


Tiemblo de pensar en volverme a abrir ante tus ojos.


A ponerme mi disfraz de piel humana voy.

No hay comentarios: