lunes, 4 de mayo de 2009

Pecados Diurnos

PhotobucketAlineación al centro

Pretendiendo romper paradigmas me contaste que después de algunos años

se te había roto el alma como un papel.


Yo te mire con ganas de escucharte. Sentí la necesidad de saber que tramaba esa cabeza cínica.


Quizás estabas a punto de decirme lo mal que te trate, lo indiferente que fui, lo fríos que fueron esos años.


No quise estar predispuesta para cuando eso pasara, así que moví los labios en señal de ironía.


No pudiste contra eso y me besaste.


Tengo ganas de irme: pensé.


Creo que ya es demasiado tarde.

No hay comentarios: